Bonus: Valparaiso I

Sin motivos concretos, de manera improvisada, incluso un poco loca partí con la mejor compañía posible rumbo a Valparaiso, de un día para otro, sin mucho tiempo, pero con todo el ánimo y ganas de impregnarse de la energía tan característica de este lugar.

Llegamos tarde, buscamos un lugar donde alojar y partimos nuestra mini travesía por el Cerro Concepción, que a esas alturas de la noche parecía un pueblo fantasma por la soledad de sus calles y lo amarillento de sus colores, pero esa es solo la primera impresión, porque al entrar a cualquier lugar la vida desborda.

Nos dimos el lujito de comer en el Pasta e Vino… la verdad es que era una de las cosas que más nos motivaba de ir a Valparaiso. Para los que conocen este Restaurant cumplo con recordarles su existencia y los increíbles sabores que pueden encontrar ahí. Y para los que no lo conocen, les recomiendo ahorrar unos pesos (porque lamentablemente la comida no es nada de barata), reservar una ocasión especial para celebrar a lo grande o buscar una escusa para darse este gustito. No se arrepentirá.

(El pan más rico)

(Pimentón en masa philo)

Luego nos fuimos a tomar un trago al Hotel Brighton. Sin pensarlo mucho llegamos ahí. La terraza es amplia, tiene una vista impactante e invita a quedarse ahí mirando y conversando largo rato… el único inconveniente era el frío. Después de 15 minutos no estábamos escarchando, así que con la cabeza agachada nos despedimos de la vista y entramos… pero no sabíamos que adentro nos esperaba una sorpresa. Una mujer vestida de rojo, muy brillante, maquillada, carismática y con bonita voz cantaba Bossa Nova, Boleros, canciones de Edith Piaf, entre otros. Todo un espectáculo, entretenido y un poco hipnotizante. El sueño fue el que nos sacó del lugar.

Al otro día partimos temprano al Cementerio de Disidentes… Visita que queda para un próximo post. Visitar cementerios nunca fue una de mis pasiones, o parte de mis intereses activos, pero las últimas veces que he ido a Valparaiso han sido parte de los lugares a visitar, y con razón.

Y un bonus de un par de fotos que saqué del Hotel Gervasoni, un lugar que no pierdan la oportunidad de conocer, es como viajar en el tiempo… más si van de noche. Realmente MUY bonito.

 

(Fotos por J.A.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: